La milenaria civilización china basa su cultura en el Calendario Lunar, por lo cual cada una de sus festividades tradicionales se lleva a cabo siguiendo estrictamente la fecha prevista por este sistema. En el folclor chino podemos encontrar entre sus principales festividades las siguientes: La fiesta de la primavera, el festival de los faroles, el festival de Qīngmíng, el festival de los fantasmas hambrientos, el festival del Bote de Dragón y el festival de medio otoño. Tanto la danza del dragón (舞龙 - Wǔlóng) como la danza del león (舞狮 - Wǔshī) son actividades muy populares y faustas para celebrar la Fiesta de la Primavera y cada una de las festividades más importantes en China.

En la cultura china al león se le considera como el rey de todos los animales, y es considerado una mascota que puede proteger de la mala suerte y de las desgracias, a la vez que trae paz y prosperidad a los pueblos. En China los padres primerizos deseosos de las mejores virtudes para sus descendientes, ante el mágico asombro que supone el recién nacido, colocan en la muñeca de sus hijos una cuerda fina de color rojo con una diminuta figura de león tallada en piedra con el objetivo de proteger al niño del mal de ojo y otros daños.

La danza del león es popular en toda China y ha ido evolucionando durante sus más de 2.000 años de historia. Cada grupo étnico tiene su propio estilo de danza del león y estos números son muy populares, habiendo llegado incluso hasta el Tíbet. Desde la fundación de la República Popular China, muchos grupos de danza y canto y muchas compañías acrobáticas han tomado las danzas del león tradicionales y las han modificado acorde con sus propias técnicas para producir nuevas versiones. Todo ello ha ayudado a que la danza del león se haya convertido en una joya de las danzas y acrobacias chinas.